Cómo las pequeñas comidas pueden ayudarte a perder peso


perdida de peso
La pérdida de grasa permanente tiene que ver con la obtención y el mantenimiento de un metabolismo rápido. Hay una manera muy simple que puede condicionar tu cuerpo a quemar más calorías, incluso en reposo. Esta es una de las medidas más eficaces que puedes tomar en tus esfuerzos para perder peso. Hazlo un hábito y tendrás éxito con tu pérdida de peso.

No guardar las calorías para una comida grande. Al comer en el momento adecuado, minimizarás el riesgo de desencadenar “mecanismo de protección de la inanición” de tu cuerpo, que protege a los suministros de grasa. La alimentación frecuente estimula al cuerpo a quemar grasa en lugar de tejido muscular. Se tarda aproximadamente 3 horas para digerir completamente una comida. Por otra parte, después de una comida de la comida se descompone en azúcar, el azúcar luego viaja a través de la sangre, suministro de energía a todo el cuerpo (controlada por la hormona de la insulina). Esto significa que cada vez que usted come, ocurre un pico en tus niveles de azúcar en la sangre. En total se necesitan dos o tres horas para que los niveles de azúcar en la sangre suban y luego bajen de nuevo. Si tu comes una comida grande, vuelcas grandes cantidades de suministros de una vez, más de los que tu cuerpo necesita. El exceso de suministros se almacena en forma de grasa. Frecuentes comidas pequeñas por otra parte ofrecen cantidades manejables de energía a lo largo del día, lo que tu cuerpo puede utilizar de inmediato y por lo tanto no tiene que almacenar en forma de grasa para su uso posterior. Puedes a su vez usar batidos para adelgazar y sumarlos a tu dieta en alguna de estas comidas.

Comidas pequeñas para mejorar la pérdida de peso. Las comidas más pequeñas, más frecuentes no sólo aumentan tu capacidad de quemar grasa, tienen muchas otras ventajas.

1. Un metabolismo más rápido

Tu cuerpo está programado genéticamente para conservar la energía cuando se detiene la ingesta de alimentos. Azúcar en la sangre fluctúa cada tres horas y si no comes algo para elevar el nivel de azúcar en la sangre tu tasa metabólica puede reducir la velocidad. Pequeñas comidas con frecuencia pueden ayudar a aumentar tu gasto energético en reposo (quemar más calorías) y disminuir el porcentaje de grasa corporal.

2.  Perder peso fácil

Es muy difícil perder peso cuando tu metabolismo se ralentiza y tu cuerpo está tratando de aferrarse a cada caloría. Además, los largos períodos entre una alimentación y otra pueden llevar a malas elecciones de alimentos y dar vuelta rápidamente la pérdida de peso en el aumento de peso. Los bajos niveles de azúcar en la sangre estimulan el hambre, por lo tanto, vas a reducir en los antojos. Los antojos a menudo ocurren simplemente porque dejas que te de demasiado hambre o esperaste demasiado tiempo para comer. Si comes con frecuencia, no serás voraz, y puedes buscar las opciones más sabrosas y nutritivas. Incluso mejor, podrás evitar comer en exceso y llenarte de calorías vacías.

3. Colesterol reducido

La investigación realizada por la Universidad de Toronto sugiere que el cambio a varias comidas más pequeñas reducen los niveles del colesterol total de los comensales en aproximadamente un 8% y el colesterol LDL (“malo”) los niveles del colesterol en un 12%. Las comidas frecuentes mantienen los niveles de azúcar en la sangre más uniformes, lo que ayuda a eliminar los picos de insulina que pueden desencadenar la producción de colesterol.

4. Energía sostenible

Los alimentos suministran energía al cuerpo y el cuerpo a su vez quema esta energía para funcionar. Es relativamente fácil de alterar este delicado equilibrio saltarse las comidas o pasar demasiado tiempo sin alimentarse. Cuando tus niveles de azúcar en la sangre son altos, te sientes lleno de energía. A la inversa, cuando caen tus niveles de energía caen en picada. Comer con frecuencia te ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre constantes, lo que significa que te sentirás con más energía durante todo el día. Además, los estudios han demostrado que las mujeres atletas que consumían cada tres horas se concentraron mejor, se movían más rápido y podrían ejercer por períodos más largos de tiempo. Esto significa que no sólo puede hacer mejor tu día, también puedes ejercitar más duro y quemar más calorías durante tus entrenamientos!

5. Estabilidad del estado de ánimo

Hay una fuerte conexión científica entre la alimentación y el estado de ánimo. Comer a menudo puede alterar la química del cerebro. La clave está en incluir carbohidratos complejos como frutas, verduras y granos enteros, los cuales ayudan a mantener los niveles de serotonina (un químico que levanta el humor) en el cerebro. Los antidepresivos funcionan de manera similar, por el aumento de los niveles de serotonina. Los alimentos adecuados pueden lograr lo mismo.

¿Cómo comer poco y con frecuencia para perder peso?

pequeñas comidasCuanto más estimules tu cuerpo con pequeñas cantidades de comida, más rápido se produce el procesamiento y la utilización de este alimento. Comer en los tiempos y frecuencia correctos es el secreto para acelerar tu metabolismo. Comer cada 3 horas (5 comidas al día) es la respuesta. Al comer cada tres horas, tu metabolismo se mantiene acelerado, tu cuerpo quema grasa en lugar de músculo, es menos probable que se mantenga en calorías y tu sistema de protección contra el hambre no se dispare. Realiza esta rutina en un hábito y ver los resultados que trae.
Ten en cuenta que al comer lo suficiente como para sentirte satisfecho, pero no demasiado lleno. Come con frecuencia y en cantidades moderadas, lo suficiente para que no tengas hambre de nuevo durante otras tres horas. El dimensionamiento de tus 5 comidas depende de tus necesidades calóricas. Puedes tratar de seis comidas pequeñas de igual tamaño o tres comidas pequeñas con dos o tres “snacks” cada día. Aunque esto se discutirá en más detalle en otra parte, cada comida o “bocado” deben contener proteína. Ya se trate de yogur bajo en grasa o un sándwich de atún, asegúrese de que contenga proteínas.
El gran poblema acerca de comer cada tres horas, es que en realidad se siente como si estuvieras comiendo más comida de lo habitual. Psicológicamente no te sientes privado, ya que parece que estás comiendo más a menudo.
Mantente en línea y libre de la resaca evitando el alcohol. También tienes que evitar fumar. Sin embargo, si tu debilidad es la comida de estilo caribeño como el plátano frito y frijoles, evitalos en la medida de lo posible. Entre los alimentos preferidos podemos incluir batidos de proteínas, albóndigas de pavo y hamburguesas vegetarianas.
Una de las recetas favoritas, es el atún, el apio, los tomates, el pepino, las aceitunas y el cilantro.

Pin It on Pinterest

Share This

Por Favor Comparte!

Si te gustó el artículo compartelo con tus amigos!